Buscar
  • Psicóloga Mariana Gangas

Un hijo no quiere una madre casada, quiere una madre feliz…

Actualizado: ene 24

¿Alguna vez sentiste que tu inconformidad en la pareja repercutió negativamente en el vínculo con tus hijos? Si aún no lo viste, presta atención… los hijos perciben mucho más de lo que creemos.


Este artículo está pensado para ayudar a mujeres que aún no se animan a dar el paso que necesitan. Te cuento cómo abordar la situación para concretar tus deseos y a su vez priorizar el bienestar de tus hijos.

La idea de “educar con el ejemplo” forma parte, desde siempre, de nuestro inconsciente colectivo. Ahora bien, la figura materna ha sido, es, y seguirá siendo el ejemplo más preponderante en la vida de un hijo. Pero generalmente este concepto del “ejemplo” se asocia a lo que se considera “políticamente correcto”: no decir insultos, no gritar, ni obligarlos a mentir, por más pequeña que sea la mentira.


Sin embargo, por mucho tiempo se ha relegado el desarrollo de las emociones y del deseo a un plano meramente inferior. ¿Qué hay del ejemplo de la madre infeliz? ¿Hace cuánto tiempo ronda en tu cabeza la idea de separarte? ¿Y cuántas veces pones de excusa a tus hijos? Sincérate contigo misma: ellos no merecen ser el por qué de tu infelicidad. ¿Acaso no los trajiste al mundo por la razón contraria?

Eres una mujer con emociones y deseos que merecen ser escuchados y atendidos.


Debes empezar a tener más presente que, más allá de ser madre, eres una mujer, una persona individual con emociones y deseos que merecen ser escuchados y atendidos. Si consideras que aún hay posibilidades de reconstruir el vínculo con tu pareja, pero más importante, si quieres intentarlo: hazlo.

En cambio, si sientes que la relación debe terminar, hazlo también. Hazlo por ti, pero también hazlo por tus hijos. No dejes entrar a la culpa donde no le corresponde.


En un mundo superficial, que muchas veces nos empuja a relegar nuestros deseos, una madre que busca el bienestar y la felicidad es el mejor ejemplo que puedes brindarles. ¿Tienes dudas de saber qué piensan?

Puedes comenzar a abordar el tema desde el diálogo, explicando que esa situación ya no te hace feliz, y que es momento de modificar la estructura familiar, que hoy en día es muy diversa y flexible, pero no por eso serán menos familia.



La familia no es algo que deba sostenerse a cualquier precio

El ejemplo más sincero que puedes darle a tus hijos quizá sea precisamente el de seguir el deseo de uno mismo, siempre y cuando se tenga en cuenta provocar al otro el menor dolor posible, en un ambiente cálido y respetuoso. Estoy segura de que ni tú ni tus hijos se sienten cómodos viviendo en un hogar donde reina la tensión, la incomodidad y las discusiones.


Probablemente te atormenta la idea de tener un divorcio agresivo, con reproches e insultos volando por aquí y por allá. No voy a mentirte: puede que algo de eso suceda. Sin embargo, ten en cuenta que cuanto más dilates la decisión, que en tu interior ya está tomada, más daños provocará el desenlace. El ejemplo parte también de tratar con respeto a alguien que has querido mucho, y que de seguro aún aprecias, a pesar de tomar la decisión de continuar por caminos separados.


En la mayoría de los casos, dependiendo de la edad, los hijos comprenden la situación. Cuando ya se les ha hablado de cuán esencial es ser feliz y sentirse a gusto, comenzarán a verte como algo más que una madre, y te apreciarán como lo que además eres: un ser humano. No debe existir hijo que prefiera ver a sus padres juntos a costa de saberlos infelices. También tienes que hacerte lugar para tu propia felicidad, y no sientas culpa: tú mereces la misma felicidad que merecen tus hijos.


Si aún dudas, recuérdate a ti misma, para así luego transmitirles a ellos, que la familia no es una estructura, sino los valores que comprende y el amor que la sostiene. Enséñales que se puede actuar en libertad para satisfacer el deseo propio, porque su familia estará allí, apoyándolos, tal y como ellos te apoyarán a ti para verte feliz.

No lo olvides: La familia debe ser el primer lugar donde podamos elegir en libertad.

Y tú… ¿estás en dudas sobre tomar la decisión?

Estamos aquí para ayudarte a afrontar este proceso.

Cuéntame cómo te sientes en los comentarios, y si no, puedo ayudarte de manera personalizada si postulas a la sesión de claridad gratuita.


Conversemos!


Un abrazo sincero,

Mariana Gangas

#familia #separación #hijos #mujer #mamá #culpa #felicidad

48 vistas